NATURALEZA DE LA EMOCIÓN

El término emoción como concepto psicológico lo encontramos en áreas de estudio tan diversas como la psicología general, la psicología clínica, la psicobiología, la etología o la medicina psicosomática.


El término de emoción se utilizó, como indica Young (1961), se utilizó para referirse a cualquier estado mental agitado y vehemente de las personas. La emoción sin embargo, no es algo exclusivo del ser humano, Darwin estudió la conducta expresiva de los animales relacionada con las posturas de sus cuerpos, los gestos y las expresiones faciales, utilizó una metodología observacional para mostrar la continuidad existente en la expresión de las emociones desde las especies animales inferiores al ser humano, recorriendo toda la escala filogenética, según Darwin, la expresión de las emociones a través de cambios corporales y de movimientos específicos tiene una función adaptativa, pues sirve de preparación para la acción. Darwin trató también en su libro el tema de lo innato y lo adquirido en la emoción. Aunque consideró que muchas emociones tienen un carácter innato, y se dan a lo largo de toda la escala evolutiva, también admitió que ciertas emociones o gestos son aprendidos.

1. Principales funciones de la emoción.

La emoción cumple diversas funciones, las principales son las de apadtación corporal para lo que pueda venir, de comunicación con nuestros semejantes y de experiencia subjetiva.

Adaptación corporal.

La expresión corporal de las emociones cumple funciones adaptativas y se produce en todas las especies animales. Existen tres sistemas que influyen en la adaptación corporal, interactúan entre si de forma compleja:a) El sistema nervioso autónomo con dos subsistemas antagónicos, el sistema nervioso simpático (más activo durante el estado emocional) y el sistema nervioso parasimpático (que predomina durante el sueño).

b) El sistema endocrino, compuesto de glandulas que segregan hormonas.

c) El sistema inmunológico, compuesto por células formadas en el tuétano de los huesos y otras que destruyen las sustancias nocivas para el cuerpo.

El trabajo de Cannon (1915) y Selye (1978) ha sido muy importante para determinar el papel de la emoción en la adaptación corporal y en la homeostasis del medio interno. Según Cannon, el sistema nervioso simpático prepara al organismo para soportar el estrés. Selye profundizó más en el estudio del estrés y señaló la coordinación existente entre los tres sitemas que acabamos de mencionar para responder al mismo. Según Selye, pueden distinguirse tres estadios en la respuesta al estrés, durante el primer estadio se produce la reacción de alarma, la resistencia del organismo disminuye en un primer momento para después empezar a movilizarse. En esta fase la glándula supraadrenal segrega adrenalina y noradrenalina, sustancias que pasan a la corriente sanguínea, la respuesta endocrina consiste en hacer que la hipófisis segrege la hormona ACTH que llega al torrente sanguíneo. El segundo estadio es el estadio de resistencia, durante este periodo ya no se necesita la activación de los sistemas autónomo y endocrino, debido a que se producen respuestas locales encaminadas a eliminar el estrés, si la situación estresante se prolonga demasiado, o es demasiado intensa, se produce el tercer estadio el estadio del agotamiento. Durante este estadio se activan de nuevo los sistemas autónomos y endocrino con el fin de prolongar la vida por algún tiempo, si el periodo se hace demasiado largo el animal muere. Se ha encontrado que este mecanismo no sólo es responsable de la adaptación del individuo para enfrentarse a las situaciones de estrés, sino que es también capaz de regular el número de individuos de una población, por ejemplo en situaciones de hacinamiento se ha encontrado que disminuye la capacidad de los animales para combatir las enfermedades.

Comunicación social.

Las emociones cumplen además otra función muy destacada, la de comunicación social, en el sentido de que la conducta de un individuo influye en la conducta de otros de su misma especie o de otras.

2. La medida de las emociones.

Las variables dependientes que se utilizan para medir las emociones son fundamentalmente de tres tipos:

1) Los cuestionarios y autoinformes

2) El uso de medidas conductuales: Son las preferidas se trata de medidas de conductas motoras que pueden observarse externamente. La observación de la conducta agresiva sirve como medida de la conducta emocional de la frustración.

3) Variables fisiológicas: Las más utilizadas para evaluar los mecanismos periféricos son:

La respuesta galvánica de la piel, se refiere a la resistencia de la piel al flujo de la corriente eléctrica, esta medida fluctúa constantemente, cuando se produce una estimulación nueva se dan cambios en la respuesta galvánica. Circulación sanguínea, las más utilizadas son la medida de la presión sanguínea y la tasa del pulso sanguíneo. Tasa de respiración. Hasta el momento, los estudios realizados utilizando diferentes medidas psicofisiológicas periféricas han sido capaces de diferenciar la intensidad de un cierto estado de arousal general, pero no han podido todavía mostrar la existencia de diferentes patrones de actividad relacionados con las distintas emociones.

La expresión facial, para unos estas son universales y para otros no, depende de la cultura. Ekman, demostró con sus experimentos que las expresiones faciales son universales.

3. Emoción y sus relaciones con otros procesos psicológicos.

Emoción y arousal.

El término inglé arousal hace referencia a la excitación o activación fisiológica. Tenemos experiencia de que cuando sentimos una fuerte emoción nuestro pulso se altera, el corazón nos late con más fuerza, etc.Este tipo de activación es lo que se conoce con arousal.

Emoción y aprendizaje.

Los psicólogos del aprendizaje se han preocupado por estudiar la conducta emocional, esta conducta podía observarse directamente y medirse mediante procedimientos precisos. El paradigma de la respuesta emocional condicionada; Watson y rayner mostraron que utilizando el procedimiento adecuado era posible condicionar a un niño para que sintiera miedo de la rata cuando antes sólo había manisfestado respuestas positivas hacia el animal. ¿Cómo consiguieron que el niño sintiera miedo de la rata?; Watson y Rayner asociaron la presencia de la rata con un fuerte ruido que producía normalmente una respuesta de sobresalto en cualquier niño pequeño, descubrieron que esta respuesta emocional condicionada tenía efectos muy duraderos y, además se generalizaba a otros animales parecidos. La conducta del niño hacia la rata se medió directamente mediante la observación y registro de la conducta manifiesta.

Emoción y memoria.

Parecen existir datos suficientes para poder suponer que el afecto o el estado emocional influye en los procesos cognitivos, en general, y especialmente en la memoria. Según Bower (1981), cada emoción posee un nodo o unidad específica en la memoria. Esta unidad está unida con proposiciones que describen eventos en la vida particular del sujeto que activan esa emoción. cada nodo, según Bower, se encuentra unido con otros nodos formando una red semántica a través de la cual se propaga la activación. Bower (1992) ha resumido del modo siguiente el papel desempeñado por las reacciones emocionales en el aprendizaje de eventos asociados: a) cuando nuestras expectativas no se cumplen, generalmente se producen reacciones emocionales que dirigen nuestra atención hacia los eventos que le acompañan o preceden como elementos importantes que deben ser aprendidos o tenidos en cuenta; b) las emociones movilizan la atención hacia las características de la situación que se juzga como significativas o predictivas, haciendo que dicha situación se aprenda.

Existen resultados concruentes con este modelo, parece que existe una asociación entre el estado emocional y el tipo de material que se recuerda.

Emoción y memoria de trabajo; se ha encontrado que los eventos emocionales se procesan más y permanecen durante más tiempo en la memoria de trabajo, por lo que se recuerdan mejor.